Ataque Escampe – Ed Wood e a invasión dos paraugas asasinos (2007)

ed_wood

PRODUCTO ACTUALMENTE NO DISPONIBLE

Todos los temas compuestos por Ataque Escampe, excepto “Mira” (sobre un poema de Chus Pato).

Editado el 27 de febrero de 2007.

Cara A: Grabado en Brántega (Agolada) en las tardes del 7 y 8 de Diciembre de 2006.

Técnico de sonido: Benxamín Otero

Mezclas: Benxamín Otero

Producción: Ataque Escampe

Serie B: Grabado en directo en el café Uf (Vigo) la noche del 2 de Junio de 2006, en mini-disc. Retocado por Benxamín Otero

Diseño de portada: Xosé Carlos Hidalgo

Ataque Escampe son:

Alex Charlón: voz
Miguel Mosqueira: guitarra, voz y coros
Samuel Solleiro: violín y guitarra
Roi Vidal: percusiones

Con la colaboración de Iago Mouriño (piano y hammond).

“Los organizadores del festival en el que debutaron decidieron en la mitad de la historia que se quedaban fuera porque se hacía tarde para tanto grupo. Cuando los últimos terminaron la gente que quedaba comenzó a corear algo que los mismos organizadores tardaron un tiempo en comprender: “Todos somos Ataque Escampe”. Salieron.

Y yo estaba allí para verlo. A mi lado un tío con una camiseta de los Sex Pistols y pinta de inglés erasmus en proceso etílico se tambaleaba y sonreía desconcertado en medio de los acordes de “Afganistán canto”. El tema de la canción no le sorprendía, después de todo eran tiempos de guerra. Le sorprendía el extraño estilo de los jovenzuelos que habían salido a tocar. En aquel momento debí haberme acercado y echado mano de mi inglés básico para explicarle lo que estaba viendo: hubo muchos que tocaron las paredes del límite de la ciudad, este grupo toca con un pie dentro y otro fuera, toca, por decirlo así, en la frontera. La parte que entiendes es la que te hace sonreír, la que no entiendes es la que hace que te tambalees.

Hay muchos tipos de fronteras, no solo las políticas, y el grupo transitó por muchas de ellas. De México a California, del rock al tango, de los poetas de los 50 al dadaísmo, o de lo sublime a la serie B en un solo paso, porque lo interesante de esos espacios es el hecho de caminar entre ellos incansablemente, trazar rutas para futuros viajeros, y poder decir a las personas que habitan en los márgenes que forman un todo con los del otro lado. El precio puede ser desigual, para cruzar en la ida puede bastar con sobornar a un agente de fronteras, en la vuelta se puede llegar tiroteado y con la espalda mojada. Es el coste del contrabando de ideas.

En el caso concreto de Galicia, por ejemplo, las fronteras mal definidas entre lo rural y lo urbano crean largas zonas de transición con una idiosincrasia propia. Los pueblos grandes y los barrios de algunas ciudades son universos próximos regidos por las mismas reglas. Ataque Escampe son como los caballos atados en los descampados de las afueras. (Soñemos libres como bestas). Vienen del lugar donde se beben vinos sin nombre ni color definidos, donde se discute de poesía y cine delante de una tapa de callos, de espacios donde llueve siempre, ininterrumpidamente, y algunos, sabiendo que es una meada, echan mano del paraguas y gritan con toda su fuerza para avisar a los demás.”

Mario Regueira. Febrero de 2007