Ataque Escampe – Violentos anos dez (2011)

Ataque Escampe - Violentos anos dez (2011)

CD

PRECIO: 6 €

Todos los temas compuestos por Ataque Escampe excepto “Festa malandrómica” (Hevi / Caldeirada)

Editado el 27 de abril de 2011

Violentos anos dez fue grabado, mezclado y masterizado por Arturo Vaquero y Jahel Piñeiro en los estudios Abrigueiro (Friol) del 7 al 16 de marzo de 2011. Algunos instrumentos se grabaron en las casas de Marcos Paino, Carlos Quintá, Mark Wiersma y Miguel Mosqueira.

Diseño gráfico: cherylsinner@gmail.com

Fotografía interior: Alba Viñas

Producido por Ataque Escampe / O longo adeus (Miguel Mosqueira y Samuel Solleiro)

Ataque Escampe son:

Roi Vidal – Batería, kazoo, coros
Xoán Lois G. Carlín – Bajo eléctrico, contrabajo, piano, teclados, maracas, coros
Samuel Solleiro – Banjo, guitarras, harmónicas, slide, xilófono, pandereta, coros
Álex Charlón – Voz, coros
Miguel Mosqueira – Guitarras, voz, coros

Con la colaboración especial de: Pandeireteiras Bouba (panderetas en “Spiritual 2019”), Carlos Quintá (juguetes en “Once Upon a Time: a Terra Cha”), Manuel Paino (arreglos de viento, trompeta en “Pel de serpe” y “Spiritual 2019”), Marcos Paino (saxo barítono en “Pel de serpe”), Martiño Domínguez (saxo tenor en “Pel de serpe” y “Segunda división”), Marco Gelpi (birimbao en “Once Upon a Time: a Terra Cha” y “Pel de serpe”) y Francesc ‘Paq’ Esteve (acordeón en “Festa malandrómica”).

El mundo arderá. Lo veremos arder. Es el momento de parar el juego de fuerzas centrípetas (Galicia es una mierda) y centrífugas (A grande evasión) y dibujar algunas otras constelaciones. Es el momento en que el ambiente que nos rodea es tan agobiante que nos sentimos, curiosamente, más despreocupadas y serenas que nunca. Los años diez traen la cara arrugada de los policías jubilados. Nos da igual: nunca seremos policías y nunca estaremos jubiladas. Hacemos canciones porque no tenemos trabajo. No queremos decir, porque se trata casi de un tópico, que el ritmo del baile son los latidos de miles de pequeños corazones subalternos. Pero vamos a decirlo: el ritmo del baile son los latidos de miles de pequeños corazones subalternos. Esta vez sí, nos quedamos en la periferia. O Haiti é aqui. Los negros ahorcados se balancean entre los eucaliptos. Dulce hogar, Alabama. Pasaremos bailando las noches en el ghetto, y será importante. Estamos por todas prtes y somos invisibles desde los aviones.